Se casaron fuera de la ciudad de Barcelona, lejos del ruido y el estrés. El dorado de los campos de trigo baña los recuerdos de aquel magnífico día en el que Lydia y Shannon se dieron el sí quiero. 

Espai Can Pagès cuidó todos los detalles.  El resto de la historia podréis verla a continuación.  Disfrutad.


Ir arriba